21 días y una aventura inolvidable.

Si hace dos años, en plena pandemia mundial, alguien me hubiese confesado que hoy estaría aquí escribiendo frente al mar, en paz, en una habitación maravillosa y con un equipo de personas que hace 21 días aparecieron en mi vida y que hoy son como mi familia, no me lo hubiese creído.

Y es que precisamente hoy se cumplen 21 días desde que estoy viviendo aquí en el hotel Tui Blue Isla Cristina Palace, o mejor dicho, mi pequeño gran hogar. No sé si será casualidad o fruto del destino, pero dicen que hacen falta solo 21 días para que el cuerpo y la mente adquieran un hábito, lo naturalicen y lo integren en su vida por completo. 

Tampoco sé si estará científicamente demostrado, pero lo que sí puedo saber con certeza es que ahora mismo siento estar en el lugar y en el momento adecuado para vivir esta experiencia ya convertida en una etapa muy especial para mí. 

Desde aquel día que me preparé y coloqué todo el set de grabación para la entrevista por Skype con Jose Flores en mi habitación (aro de luz, trípode, cascos, portátil cargado y una persona llena de energía) sabía que algo iba a ir bien. Tenía una intuición que, cuando terminé de hablar con Jose, pasó a ser algo más que eso. 

Y hoy puedo decir que ese algo más se ha cumplido después de pasar una selección de más de 9.000 candidatos en todo el mundo, una preselección de 20 profesionales y una final con 2 grandes compañeros en una gala que se realizó el pasado 11 de julio y que, sin ninguna duda, recordaré para siempre.

Hablando de recordar, todavía recuerdo ese momento en el que el Director (para mí Sr. Flores) vino a recogerme a la estación de trenes de Huelva, le saludé y abracé como si fuese alguien de mi familia sin saber todavía si esa sensación se iba a hacer realidad. A medida que íbamos hablando en el coche camino al hotel, sentía que cada vez conectábamos más y que me quedase finalmente o no, solamente por estar allí la experiencia ya había merecido la pena.

Es bonito ver cómo si trabajas cada día, eres constante y luchas por lo que quieres, por esa intuición que llevas dentro, llega ese día que nunca te esperas, que nunca sabes cuándo va a aparecer, pero que todo lo que quieres, de pronto, sucede. Lo he dicho en varias entrevistas, pero lo primero que se me pasó por la cabeza cuando dijeron: ‘’nuestra nueva y primera clienta es Lorena Garam’’, fue la palabra orgullo tanto personal como profesional.

Y digo orgullo porque llevo formándome desde muy pequeña, nunca he parado de trabajar y estudiar y hoy en día sigo persiguiendo lo que más me gusta hacer, a pesar de estar viviendo como todo el mundo una situación muy compleja como es la de una pandemia que nos ha sobrepasado a todos. Por eso, creo que gran parte de estar hoy aquí escribiendo en este blog, con estas vistas y en esta situación para mí ‘’privilegiada’’, además de ser debido a mi perfil profesional, siento que es gracias a mi forma de ver la vida, una actitud que gracias a mi familia, sobre todo mis padres, he cultivado desde hace mucho tiempo y de la que hoy en día puedo decir que sí, me siento orgullosa. 

Ahora son exactamente las 18:39h de la tarde, esta es mi cuarta semana trabajando aquí y además de orgullosa, me siento verdaderamente afortunada. Afortunada de poder dedicarme a la comunicación, a estar delante de una cámara cada día, a desarrollar mi creatividad enfrentándome a una nueva aventura en cada momento, a investigar, a estar fuera de mi zona de confort, a conocer lugares y personas nuevas, a probar experiencias que me hacen crecer.  En definitiva, a dedicar mi tiempo, mi energía y todas mis ganas en hacer lo que más me gusta, y eso es para sentirse realmente agradecida.

Mucha gente me pregunta si no me aburro de estar sola – y entiendo que me hagan esta pregunta – porque a priori es poco común ver a alguien viviendo sola en un hotel, pero yo les digo que cuando te sucede algo bonito, algo que querías que pasase con tanta ilusión, la mejor forma de abrazarlo es despertarte cada día siendo consciente de todo lo bueno que tienes a tu alrededor y todo lo bueno que estás viviendo en el aquí y el ahora, la única realidad que existe. 

También soy realista y pienso que esta creencia también depende de la forma de ser que tenga cada uno. Yo soy una persona que disfruta mucho estando a solas consigo misma, que no es lo mismo que ‘’estar sola’’. Si sabes escucharte, sabes quererte, disfrutar y pasar tiempo contigo, creces, maduras y ves la vida desde otra perspectiva mucho más satisfactoria y enriquecedora. 

Ahora mismo no tengo tiempo para pensar en la palabra aburrimiento, sino en todo lo contrario. En mi cabeza solo existen las palabras ganas, energía, actitud y motivación de ser cada día una versión mejorada de mí misma, pensamiento que una vez conseguí adquirir y que lleva conmigo desde hace muchos años. 

Gracias a Jose Flores por convertirse en eso a lo que muchos llaman ‘’suerte’’ para mí ‘’momento, lugar y persona adecuada’’, a Sergio y a Marcos, por acogerme como una más y a todo el equipo de trabajadores del hotel, Kache, Javier, Ramón, Gibi y muchos más, que siempre tienen una sonrisa para regalarme.

Estas son mis primeras sensaciones, reales, verdaderas, esas que nacen del corazón y que no te preparas, que no piensas, que solo sientes y escribes. Pronto os contaré más en el próximo capítulo de mis #tuibluestories.